La doctrina del shock: indefensión aprendida

Continuando con el tema de estrategias de manipulación de los gobiernos esta la que se denomina “La doctrina del shock”. Naomi Klein ha explicado en su libro “La doctrina del shock” cómo el neoliberalismo, incapaz de convencer a los pueblos mediante argumentos (pues las medidas neoliberales están esencialmente en contra de los pueblos), sólo ha logrado imponerse gracias a golpes de estado, declaraciones de guerra o situaciones donde catástrofes naturales u otros fenómenos traumáticos tenían a las poblaciones atenazadas por la ansiedad y el miedo.

En este post vemos cómo la estrategia del shock surte efecto en nosotros mediante la llamada indefensión aprendida. Pero también cómo se puede escapar de este estado de postración si aprendemos a atribuir correctamente las causas de nuestro malestar.

En el siguiente video podemos como una profesora provoca indefensión aprendida en un grupo de alumnos realizando una simple actividad.

De esta manera mediante el poder de los medios de propaganda es factible inducir este estado depresivo en buena parte de la población, para mantenerla en la pasividad.

Para inmunizarse ante la indefensión aprendida, Seligman aplica la teoría de la atribución de Fritz Heider. El optimismo es una ventaja y un placer que se adquiere estudia tres dimensiones o características del estilo atribucional o atribución causal:

  • Personalización: Consiste en atribuir causas internas o externas a los buenos o malos sucesos. Si me siento culpable cuando algo me sale mal “porque yo soy así”, o soy capaz de externalizar el problema y hacerme responsable de producir cambios. Esta dimensión tiene que ver con la autoestima. Atribuir los malos sucesos a causas externas nos hace más inmunes a la indefensión aprendida.
  • Permanencia: Qué duración, estabilidad o inestabilidad en el tiempo atribuimos las causas de los buenos o malos sucesos. Sus extremos se expresan en el discurso en los polos Siempre-Nunca. Pensar que las causas de los malos sucesos son estables, permanentes, incluso definitivas, nos hace más vulnerables a la indefensión aprendida.
  • Penetración: Cuántas áreas de nuestra vida se ven afectadas por nuestra buena o mala suerte, si estas causas nos afectan de manera global o específica. Se expresa en el discurso en los extremos Todo-Nada.

Por otro lado, en su trabajo “Indefensión aprendida en sujetos humanos y su inmunización“, José Ramón Yela Bernabé y José Luis Marcos Malmierca hacen referencia también a la importancia de la controlabilidad que tenemos de los sucesos. En fin, en el siguiente video pueden ver un documental bien extenso sobre este tema pero muy claro sobre este tema.